Comisariado del proyecto
MLZ-  Via delle Segherie
Artistas: Anaisa Franco, Valentina Lapolla
7 de octubre de 2017
Sede: Giardino Melampo e varie diramazioni di via delle Segherie, Prato
Organiza: Dryphoto arte contemporanea dentro del ambito MLZ MacroLottoZero-Kinkaleri/Dryphoto/[chì-na]

Leer catálogo en italiano

 

Via delle Segherie es un evento de carácter efímero, pensado y dirigido a los vecinos del  entorno de Dryphoto arte contemporanea, que tiene lugar en el espacio público y que se activa en el momento en que la luz del día da paso a la noche. La brevedad del acontecimiento lo convierte en extraordinario. Durante varias horas, las dos obras que conforman el proyecto ,Onirical Fluctutions, de Anaisa Franco  y Taffetà, de Valentina Lapolla, permiten catalizar los deseos compartidos en la cotidianidad del barrio. Se provoca con ellas una inversión de los roles establecidos: las vecinas, ajenas a la producción artística, son las protagonistas imprescindibles; y los flujos de tránsito de personas en el barrio se ven alterados por iluminar la oscuridad y convertir con ello el resto de la calle en penunbra.

Este interés por intervenir en el territorio da continuación al trabajo iniciado en el año 2014 con Piazza dell’Immaginario, un proyecto que cuenta con tres ediciones de carácter anual y que ha estado basado en una provocación dirigida a los vecinos a modificar los usos del espacio público mediante intervenciones artísticas de larga y corta duración. Más allá de la experiencia, afectos compartidos y transformaciones visibles en el barrio, Piazza dell’Immaginario, se ha constituido de forma interna como una metología de trabajo que nos permite, tanto a nosotras como organizadoras, como a los artistas que han participado, no dar por finalizada la obra/exposición en el momento que se expone, sino considerarlos un proceso abierto, a la modificación y a la evolución.

Si el punto de partida de Piazza dell’Immaginario fue Giardino Melampo, de Andrea Abati, es precisamente en este lugar donde ubica ahora Onirical Fluctution, de Anaisa Franco. Asimismo, el interés por trabajar en Via delle Segherie con el binomio oscuridad/luz surge tras incluir la obra Instead of cursing the Darkness, de Lori Lako, presente en la edición de Piazza dell’Immaginario 2016.

Via delle Segherie se desplaza unos metros de las zonas en las que se ha trabajado (desde via Pistoiese hasta via delle Segherie) e integra la noche como factor determinante en el análisis del barrio. Se asume por tanto cómo la presencia/ausencia de luz determina en gran medida la forma de vivir la zona habitada.

Durante una noche, Giardino Melampo deja de ser un lugar inhóspito y oscuro. Se transforma en un lugar mágico donde una hay una bola de metacrilato suspendida en el aire y, sobre la cual, se proyecta una animación en dos y tres dimensiones a ritmo de música compuesta por Fernando Epelde y Paula Reis. Se trata de Onirical Fluctution, una obra basada en un interfaz efímero que transforma en imágenes los sueños de diferentes personas que ha participado en el proceso de creación. Nosotros, como público, asumimos un papel activo en cuanto a que conformaremos un propio argumento atendiendo a cómo identificamos las imágenes deformadas por la curvatura de la bola y el líquido que la contiene según nuestro bagaje e imaginario personal. Como en otras obras de Anaisa Franco, la tecnología viene usada para trasformar quimeras y sensaciones en imágenes virtuales.

Anaisa Franco, Onirical Fluctution

De forma simultánea, Taffetà aparece en la calle que da nombre al proyecto. A modo de performance, una serie de mujeres vistiendo ropa con luz participan de las mismas acciones que la gente que les rodea. Con aparente sencillez, iluminan mediante pequeños elementos tecológicos modificados a quienes les rodean.

Taffetà es un proyecto que cuenta con la colaboración de diversas vecinas de via delle Segherie y que se comparte con el público llevando para la ocasión sus vestidos modificados con accesorios eléctricos y luminosos cosidos por ellas mismas. Las tardes de reuniones dedicadas a coser y a conversar con la artista dan lugar, tanto a los artefactos finales, como a un cambio de su rol, de autora de la obra a dinamizadora y compañera.

La acción de coser y bordar, tradicionalmente asociadas a lo feminino, asume un papel ciertamente transgresor convirtiendo esta labor de hogar, muchas veces poco reconocida y no remunerada, en la herramienta clave de las mujeres protagonistas de la noche. Son ellas quienes traen la luz y quienes la comparten, tanto metafórica como realmente. Son colaboradoras imprescindibles que transforman en imagen, y recuerdo, gran parte de la magia allí compartida.

Via delle Segherie otorga a la luz artificial de la noche, la eléctrica, el rol de facilitadora de vínculos, tal y como hacen las redes sociales en el campo de lo tecnológico. Pero aquí los vínculos no son virtuales sino reales. La experiencia de haber asistido al evento se convierte en una herramienta de uso libre para reestablecer las relaciones personales de los vecinos y se confía, nuevamente, en el poder que el arte contemporáneo tiene como facilitador de la transformación social. Por nuestra parte, Via delle Segherie, pertenece a la concatenación de situaciones en la que trabajamos desde hace cuatro años, seguimos centrando la atención en el proceso y convirtiendo lo efímero, en huella.

Valentina Lapolla, Taffetà