Comisaria de la exposición:

I’ll Never Give Up Smoking / finissage
Artistas: Valentina Lapolla, Vanni Bassetti, Yonel Hidalgo, Kaoru Katayama, Fermín Jiménez Landa, Beatrice Mochi Zamperoli
Officina Giovani – Cantieri Culturali Ex macelli – Prato, Italia
18 diciembre 2010 – 14 enero 2011
Diseño gráfico: Minimalg

I’ll Never Give Up Smoking blog

text / eng / esp / ita

ingus-v1.3-f

I’ll Never Give Up Smoking
Alba Braza

… Te rogué que me pusieses otra cosa. Pero te negaste. “Visitar la estatua de la libertad no es como jugar en el patio trasero” dijiste “es el símbolo de nuestro país y tenemos que mostrarle el debido respeto”… Estábamos a punto de rendir homenaje al concepto de la libertad y yo estaba encadenado… y me ofrecí a hacer un trato contigo. De acuerdo, dije, me pondré esa ropa hoy, pero si los otros chicos llevan pantalones de algodón y zapatillas deportivas… en adelante me darás permiso para ponerme lo que quiera….Fue la primera victoria importante de mi vida. Me sentí como si hubiese asestado un golpe a favor de la democracia, como si me hubiese levantado en nombre de todos los hombres oprimidos del mundo entero…
… -Ahora se por que eres tan aficionado a los vaqueros, dijo Fanny. Descubriste el principio de la autodeterminación y en ese momento decidiste ir mal vestido el resto de tu vida.
-Exactamente –dijo Sachs-. Me gané el derecho a un ser guarro y desde entonces he portado el estandarte orgullosamente…

Paul Auster, Leviatán

I’ll Never Give Up Smoking reúne una serie de trabajos que se recrean y disfrutan de la sensación de libertad en su estado más puro y optimista, como si de una contestación a la exposición The Fear Factor se tratase. Pese a la diferencia de edad y experiencia que existe entre cada uno de los artistas, todos ellos son herederos de un período – los sesenta y la Generación Beat – al que aun miramos con la envidia sana de quien querría estar en todos los sitios al mismo tiempo y vivir todo lo bueno, sin dejar pasar ninguna oportunidad.

I’ll Never Give Up Smoking sigue adelante ante cualquier miedo, como si se tratase de un viaje, en el que todos los estímulos se convierten en oportunidad, en una nueva puerta que se abre ante nosotros. Un viaje en el espacio físico y a través del tiempo, deteniéndose con entusiasmo en un presente que ofrece reinterpretaciones continuas.

Desde su lugar de origen, Prato, Valentina Lapolla, Camouflage, estudia su espacio para contarnos en concreto una de las situaciones que están ocurriendo en ciudad a través de ella, como catalizador de sensaciones.

También de forma combativa, Yonel Hidalgo localiza alguna de las fisuras del sistema de su pais de origen, Cuba, vista desde el punto de vista de quien ya es casi tan italiano como cubano. Filosofia de la raza cósmica parte de serie de “documentos de propiedad” recogidos desde 1937 (antes de la Revolución Cubana) que sirven para dejar constancia del nombre del propietario de electrodomésticos y otros objetos… Yonel los reúne y presenta ironizando sobre su necesidad y su sentido en un régimen comunista.

Sin dejar de caminar y disfrutar, procurando siempre las mejores condiciones – Fermín Jiménez Landa, Anónimos cordiales se abren en continuación, como si de una matriosca se tratase, otros modos de entender y de vivir. Cartas anónimas enviadas a sus amigos en los que bajo un tono amenazante sugiere o consulta cambios insignificantes (Querido Alberto, si quieres dejaré de fumar o si lo prefieres fumaré aun más). Del mismo modo propone una solución ante el problema deDesempatar en altura las dos torres más altas de Barcelona colocando un árbol de navidad en una de ellas. Una acción tan subversiva como absurda, un cambio de prioridades que nace tras viajar a Lucca y conocer los acontecimientos ocurridos allí a principios del siglo XIV, cuando la familia Guinigi coloca unos olmos en la parte más alta de su torre para ganar en altura a todos los edificios de la zona.

Te quiero mucho, Kaoru Katayama, es un vídeo grabado en un bar, un lugar de encuentro para los hombres mexicanos y chicanos mayoritariamente gay, situado en el centro de Los Ángeles. En él los mexicanos y chicanos dejan por un momento su rol masculino asimilado para dejar paso a la ternura más sincera, venciendo (al menos por unos instantes) sus deseos a sus prejuicios. De forma paralela no deja de suponer tanto para Kaoru que siendo de origen japonés pero afincada desde hace dos décadas en España, como para nosotros, una invitación a compartir esta etapa del viaje en el que la superación entendida como aprendizaje funciona como estímulo para continuar descubriendo.

De niño había visto a un vagabundo pedirle a su madre un poco de pastel y ella se lo dio, y cuando el vagabundo se había marchado carretera abajo, el niño dijo:

– Mamá, ¿quién era ese?

– Era un vagabundo.

– Mamá, yo también seré vagabundo.

Jack kerouac, En el camino

Es el relato de uno de los compañeros de viaje que encuentra Sal Paradise On the Road, que cuenta a modo de recuerdo cuando perdió el temor a decir lo que piensa, aprovechándose de su aparente ingenuidad para provocar. Así, Beatrice Mochi Zamperoli se prepara haciendo ejercicios con su pelo como si fuese una advertencia, una señal de aviso de que se está preparando para luchar, consciente de sí misma y superar todos los obstáculos que aunque no conoce, si intuye. Y Vanni Bassetti, que empezando con unos pies inseguros, Playground, que casi ni se atreven a pasar la línea, hasta Anche se rido, non cè niente da ridere que con dulce descaro nos cuenta a cerca de otras realidades que pasan por momentos como La danseuse o Duccio e Luigi.

Y aunque …hablamos de detenernos en Monterrey, Dean quería llegar hasta Ciudad de México cuanto antes y además pensaba que la carretera sería más interesante después, siempre después… (Jack kerouac, En el camino)  I’ll Never Give Up Smoking pese a parecer una negación ante algo, no es más que una sugerencia.

IMG_0441IMG_0419IMG_0388IMG_0435IMG_0408IMG_0427

IMG_0427